La Organización Internacional de Teletones (ORITEL) es hoy la entidad integradora de 12 países de las tres Américas que instalaron la obra Teletón para brindar y desarrollar servicios de habilitación, rehabilitación e inclusión para niños y adolescentes con discapacidad.

En la actualidad, el sistema de cobertura integral de ORITEL está comprendido por 145 Centros e Institutos de Rehabilitación y Unidades de Soporte Terapéutico, erigidos en Chile, Estados Unidos, Colombia, Paraguay, Perú, Puerto Rico, Uruguay, El Salvador, México, Honduras, Nicaragua y Guatemala (países miembros).

Anual y promedialmente, en ese sistema reciben atención multidisciplinaria más de 230.000 niños, adolescentes y adultos con discapacidad, muy especialmente de origen neuro-músculo-esquelético, aunque el autismo y otros trastornos cognitivos y del desarrollo están contemplados en el modelo rehabilitador de algunos países.

El abordaje asistencial e inclusivo alcanza a la familia o a los cuidadores de la persona con discapacidad.

El enfoque predominante es el bio-pisco-social, donde el fin último de la rehabilitación es la inclusión efectiva en los ámbitos que promueven y se ocupan del desarrollo integral del niño o adolescente, en el marco de acciones sujetas a los derechos que le asisten a las personas con discapacidad.

Misión y Visión

La misión de ORITEL radica en apoyar y fortalecer a su Red de países miembros con acciones y programas que contribuyan a mejorar la calidad de los servicios de rehabilitación y de inclusión que brindan a las personas con discapacidad.

La visión de ORITEL es ser reconocida como la organización de referencia continental en el campo de la inclusión de las personas con discapacidad a través de la rehabilitación integral.

Por otra parte, se constituye como visión ser valorada como una organización que   promueve la investigación científica en el campo de la discapacidad de origen nuero-músculo-esquelética.

LOS PILARES

El desarrollo permanente de los servicios comprendidos en la Red ORITEL se verifica en muchos aspectos, como ser:

  • La formación continua de sus profesionales.
  • La incorporación de tecnología de punta asociada a la rehabilitación.
  • La trasparencia administrativa avalada por auditorías externas.
  • La certificación de calidad de la infraestructura asistencial.
  • El apego irrestricto a las normas internacionales que justamente consagran los derechos de las personas con discapacidad, adhesión que representa asumir una conducta proactiva y responsable en la defensa y promoción de esos derechos en las sociedades en las que estamos presente.